Friday, May 08, 2015


GRAN GASTO FISCAL

En la aplicación de la prueba SIMCE, la Agencia de la Calidad de la Educación ha hecho un fuerte aumento en el gasto. En 2013 desembolsó un total de $6.346 millones, mientras que en 2014 ascendió a $9.783 millones. En los años anteriores los fondos asignados fueron menores. En 2012 sólo se gastó $4.228 millones y en 2011 dicha cifra se mantuvo alrededor de los $2.500 millones.

Entre las licitaciones de elaboración de las preguntas, impresión de documentos, aplicación, observación (supervisión), captura y revisión, la ACE pagó más de $29 mil millones entre 2013 y 2014.
Eso sí, el alza de este ítem se debe a que desde 2011 la cantidad de pruebas ha estado en constante aumento, llegando a medir seis asignaturas en seis niveles distintos. Dicha situación debería cambiar a partir de este año, debido a que el Ministerio de Educación anunció que eliminará la medición de la prueba Lectura de segundo básico y la de Ciencias en cuarto básico, además de someter a revisión el examen del SIMCE TIC (Tecnologías de la Información).

(Vea el detalle de los contratos, empresa por empresa, para cada una de las licitaciones de 2013 y 2014)

FALENCIAS SIN CASTIGO
El último informe de Contraloría tuvo un efecto no sólo en las futuras licitaciones, sino también en las sanciones a las faltas cometidas durante el proceso 2014. Así, Ubix entregó su informe detallando irregularidades en los centros de operaciones, pero las multas se anularon. Según explicó Juan Bravo, jefe de División de Logros del Aprendizaje de la ACE, "el criterio jurídico cambió de un año a otro en función del pronunciamiento de la Contraloría".

Una de las empresas beneficiadas por el dictamen de Contraloría fue Ingemas. En el proceso de 2014 se le detectaron 58 incumplimientos en los centros de operaciones, de los cuales sólo se pudo cobrar multas por dos: las sanciones por $4,2 millones bajaron a sólo $143.821.

Beneficio similar se registra en las multas cursadas a TATA. Se le notificaron un total de 56 incumplimientos, los cuales implicaban una multa de $4 millones. Finalmente, sólo se castigó a la empresa por 14 incumplimientos, que totalizaron $1 millón.

René Ramírez, de Ubix, reconoció que el trabajo realizado por su empresa no sirvió para multar, pero cree que sí "fue útil para efectos de aseguramiento de la calidad de la educación, porque la gente sabía que tenían que hacerlo bien ya que los estaban observando".

Existen otros casos que no tienen que ver con el dictamen de la Contraloría en que las multas se dejaron sin efecto. En el mismo proceso de 2014 se le notificó a Ingemas por incumplimiento de los procedimientos y protocolos establecidos en ocho oportunidades, lo que equivalía a un castigo de $4.,5 millones. En su defensa, la empresa alegó que dichas irregularidades se fundaron en denuncias hechas al Call Center que responde dudas y consultas y no en la observación del proceso.

En definitiva, Ingemas fue multada en total con solo $21 millones de los $30,1 iniciales. Gran parte de la sanción se debió a incumplimientos menores, como no comenzar el examen a la hora indicada, atraso en la entrega de informes a la autoridad y el extravío de algunas pruebas. En el último punto se trató de cuatro casos donde la empresa, en sus descargos, aseguró que "claramente corresponden a material sustraído (robo) por los alumnos".

TATA fue liberada de una millonaria multa que alcanzaba a $1.683 millones, más de la mitad del valor del contrato. El grueso se debía a la pérdida de material debido a un robo de 1.437 formularios desde un centro de operaciones en Pudahuel el 18 de octubre de 2014, sólo cuatro días después del inicio del proceso, que se prolongó hasta el 27 de noviembre. Carlos Henríquez explicó que se trató de facsímiles sin contestar y que de las 32 cajas extraviadas fueron encontradas 31 (29 selladas y dos con el material disperso).

La empresa, además de defenderse con un video del asalto, alegó "caso fortuito o de fuerza mayor" debido que cumplieron con todos los estándares de seguridad requeridos. El problema había sido fiscalizado por la autoridad, por lo que no se veía afectado por las restricciones impuestas por Contraloría, pero después del reclamo de TATA la multa de todos modos fue rebajada a $90 millones.

-Una acción de este tipo pone un riesgo relevante (en el proceso). Por eso la importancia de que las empresas que realicen este año este tipo de labores cuenten con más medidas de seguridad -reconoció a CIPER el secretario ejecutivo de la ACE.

Uno de los hechos graves que sí se consideró en la sanción fue la filtración, por parte de un alumno, de una fotografía de la prueba SIMCE Inglés de tercero medio a través de la red social Twitter, por lo que se les cobró una multa de $36 millones.

CGS Logística debió pagar $79,5 millones de multa por errores en el proceso SIMCE 2014. También sufrió el robo de 70 documentos, que aparecieron con posterioridad, por lo que la agencia aplicó una multa de $75,2 millones. Se trató de la pérdida de una caja que fue olvidada por un examinador en la puerta de un colegio en Osorno, la cual fue trasladada por Carabineros hasta la comisaría y devuelta a la empresa.
(Vea aquí una versión más extensa de esta investigación con detalles técnicos del proceso SIMCE)

PROBLEMAS DE CORRECCIÓN
En 2013, la académica de la Universidad de Chile Teresa Flórez Petour publicó la investigación "Análisis Crítico de la validez del Sistema de Medición de la Calidad de la Educación (SIMCE)". En él hizo ver las precarias condiciones en que laboran los trabajadores contratados por estas empresas y debilidades en la corrección del test, entre otras falencias.

Los correctores y supervisores de corrección entrevistados por Flórez acusaron problemas al revisar las preguntas abiertas del SIMCE, pues las pautas de corrección no eran claras, lo que dejaba un margen amplio al criterio de quienes las revisan.

Según explicó Flórez a CIPER, tanto por las condiciones de trabajo como por los vacíos en las pautas, los correctores dijeron ponerse de acuerdo en los espacios de descanso para otorgar determinado puntaje a las respuestas que les costaba corregir debido a la falta de un criterio definido. Lo anterior, para terminar más rápido, para subir la confiabilidad y también poder cumplir con los plazos.

-Eso evidentemente implica un problema de validez, porque la interpretación que tú puedes hacer de los resultados comienza a variar porque no está basada en la pauta estándar sino que está basado en estos acuerdos -recalcó la académica.

Los supervisores de corrección de Lenguaje también señalaron que terminaban trabajando con una especie de "pauta B" en base a interpretaciones, pues la pauta oficial no les resultaba suficiente para tener un criterio estándar para corregir la prueba. Para Flórez, esto genera un grave problema de validez y comparabilidad de los resultados.

La ACE controla la confiabilidad de la corrección viendo la consistencia entre los correctores frente a una misma pregunta; es decir, que los puntajes asignados por los correctores se mantienen dentro de márgenes similares. Es por eso que Juan Bravo, jefe de División de Logros del Aprendizaje, asegura que los cuestionamientos realizados por el estudio de Teresa Flórez no tienen cabida: "Los resultados de consistencia entre nuestros resultados y los de ellos (las empresas) son razonables y dentro de los márgenes permitidos".

Pero la académica recalcó que la medición de consistencia es un proceso cuantitativo que, si bien proporciona una descripción de los procesos, no permite mirar cómo funcionan cualitativamente. Flórez asume que trabajó con un grupo pequeño de gente, pero reclama que la agencia debería revisar el tema y ver qué tan extendidas están estas prácticas, ya que "lo que dicen después es que eso es evidencia anecdótica y que probablemente esos son unos poquitos casos".

Nota de la redacción: Tras la publicación de este reportaje el señor René Ramírez informó que renunció a su cargo en el Club Deportivo Crack luego de firmar el contrato de observación del Simce 2014.


Fuente:  http://ciperchile.cl/2015/04/14/simce-el-desconocido-negocio-de-los-privados/

Artículos relacionados
 

Examen de las indicaciones más importantes que modificaron la iniciativa La huella de los cambios que sufrió en el Congreso la reforma educacional
Por: Pilar Rodríguez Publicado: 04.02.2015
 
HOLDING ES DUEÑO DE INMUEBLES DE LA UDD Y CONTROLA EL 44% DE SU CONSEJO DIRECTIVO 
Las huellas del Grupo Penta en el negocio de la Universidad del Desarrollo
Por: Juan Pablo Figueroa y Catalina Albert Publicado: 16.01.2015
 
ENTREVISTA AL ECONOMISTA MÁS LEÍDO DEL AÑO Piketty:
"La desigualdad puede llevar a la captura de las instituciones políticas"
Por: Francisca Skoknic Publicado: 14.01.2015
 

Opinión    El primer año de la reforma educacional y el círculo virtuoso que no fue
Por: Nicolás Grau Publicado: 30.12.2014
 
Opinión   
Selección escolar: la invisible libertad de los niños
Por: Víctor Orellana C. y Javiera Toro Publicado: 09.12.2014
 
Opinión       La SEP y el largo camino para reducir la segregación de nuestro sistema escolar
Por: Patricio Domínguez Publicado: 04.12.2014
 
Opinión          Colegios particulares-pagados: El tabú de la reforma educacional
Por: Sebastián Bowen y Matías Reeves Publicado: 02.12.2014
 
Opinión      ¿Por qué se elige particular subvencionado?
Por: Manuel Canales , Cristián Bellei y Víctor Orellana C. Publicado: 01.12.2014
 
Opinión   ¿Es posible alcanzar una visión compartida en educación?
Por: Beatrice Avalos , Alejandro Carrasco , Daniel Hojman y Ernesto Treviño Publicado: 27.11.2014
 
Opinión    ¿Reforma o ajustes al modelo de financiamiento de la educación?
Por: Foro Chileno por el Derecho a la Educación Publicado: 24.11.2014
 
Hasta el año pasado sumaban 67 colegios y 65 mil alumnos. 

Sostenedores vinculados a la DC recibieron en 2013 más de $41 mil millones en subvenciones
Por: Víctor Carvajal y Bárbara Partarrieu Publicado: 19.11.2014

Alejandro Hasbún, empresario educacional y director de la U. Miguel de Cervantes:

"La autoridad no quiere sostenedores con varios colegios"
Por: Víctor Carvajal Publicado: 19.11.2014 
 
 

No comments: