Sunday, October 27, 2013


….siguen los parches en educación.

¿Alguno de los Presidenciables hará una verdadera Reforma Educacional?

Necesitamos una nueva forma de educar e instruir. Los paradigmas actuales son para la era industrial y necesitamos paradigmas para la era del conocimiento.  Esto es educar a los niños y jóvenes,  por ejemplo a  pensar, a crear, a trabajar en equipo y además a entender que la ciencia y la técnica es lo que necesitamos, agregando la enseñanza de la ética a esta.

¿Tendrán interés las élites actuales a cambiar la educación que tenemos?
No olvidemos que un Presidente dijo: “…roto culto, roto alzado”
Les ofrezco la lectura de un interesante artículo:

Mario Waissbluth:
“Que nadie me venga a decir que aquí la urgencia es la educación superior”
El docente pone el énfasis en que los principales esfuerzos deben focalizarse en la educación inicial y la escolar, que sería donde hay mayores carencias
| 25 Octubre 2013 | Por Juan Carlos Pizarro



Mario Waissbluth analizó la situación actual del sistema de enseñanza en nuestro país y enfatizó en que el gran desafío hoy debe ser el mejoramiento de la educación en los niños en la edad temprana.
Cuando Waissbluth escribió a mediados del 2008 una columna sobre el estado de la educación en Chile, nunca imaginó que aquello sería la génesis de uno de los proyectos educativos más importantes del país. Y es que luego del diagnóstico del escritor y académico de la Universidad de Chile, que daba cuenta de la inequidad del sistema en el país, se formó un movimiento ciudadano sin precedentes. Nacía Educación 2020.
Ya han pasado cuatro años desde su creación y es el propio presidente de la Fundación, quien durante su visita a La Serena esta semana, conversó con El Día para analizar la situación actual de la educación y el rol que ha tenido la Fundación en los cambios que, a la fecha se han concretado. “En general nos sentimos muy orgullosos con lo que hemos logrado como fundación, tuvimos una agenda inmediata cuando partimos, que se publicó en abril del 2009 con 16 propuestas, de las cuales 15 ya se está aplicando o están en plena discusión legislativa”.

LA FRASE
Hay gente que dice ‘si hay gratuidad se resuelve todo, si se estatiza, se resuelve todo o si se desmunicipaliza se resuelve todo’. O sea, todo el mundo trata de encontrar la bala de plata mágica para resolver el problema de la educación.

-En ese sentido fueron pioneros. Fue la primera vez que un movimiento como el de ustedes tuvo ese peso en la discusión…
 “Mira, nosotros pusimos temas sobre la mesa. Fuimos los primeros que pusimos el tema de los directivos escolares, los que plantearon la importancia de dar becas para pedagogía. Fuimos los primeros que planteamos la importancia de la educación inicial, hemos sido los primeros que hemos puesto el tema de la segregación escolar en el tapete, eso nos deja en alguna medida satisfechos (…) Y ahora tenemos una segunda generación de agenda de propuestas que es la que se entregó en mayo a todos los candidatos presidenciales y que se llama la Reforma Educativa que Chile necesita”.
-¿Y qué es lo que Chile necesita?, ¿Dónde está el foco de estas propuestas?
“Mira, lo primero es replantear la discusión, porque aquí hay un problema de esloganización de la discusión educativa. Hay gente que dice ‘si hay gratuidad se resuelve todo, si se estatiza, se resuelve todo o si se desmunicipaliza se resuelve todo’. O sea, todo el mundo trata de encontrar la bala de plata mágica para resolver el problema de la educación”.
-Pero hay que poner el énfasis en alguno de estos puntos…
“Sí, por supuesto, pero no por separado. El tema de la educación es algo muy complejo en el que hay que trabajar simultáneamente en muchos frentes, en el frente de la carrera docente y directiva, en el frente de la formación docente, en el frente del fortalecimiento de la educación pública, en el frente de los liceos técnicos, en el frente de la educación inicial, el combatir la profunda segregación que tiene el sistema educativo, pero no una cosa a la vez, como se suele plantear la discusión”.
-Pero pareciera ser que el énfasis, al menos de quienes protestan, estaría fundamentalmente en la gratuidad, ¿están equivocados?
“No. Pero si el énfasis está puesto sólo ahí, no está bien. Primero que nada hay que discutir el tema de la segregación estudiantil, que es tanto o más importante que la gratuidad y que hay de varios tipos, está la segregación socioeconómica, que es inaceptable, es inaceptable que tengamos colegios para los ultrarricos, para los semirricos, para los medio ricos y para los pobres, y por otra parte, está la segregación académica, que es lo que nosotros llamamos el descreme, es decir, que en ciertos colegios nos vamos quedando con los mejores y a los otros los vamos expulsando hacia la educación pública”.
-¿Y cómo se soluciona esta segregación?
“Mira, una de las formas para paliar esta segregación social, que es muy natural en países con una estructura social como la que tenemos nosotros, efectivamente es la gratuidad escolar y preescolar, pero te insisto, esto hay que combinarlo con mecanismos de prohibición radical del “descreme”, que se produce, por ejemplo, habitualmente en séptimo básico, cuando algunos colegios se deshacen del tercio de los estudiantes de más bajo rendimiento, total, habrá otros colegios que los reciban, y así se van formando ghettos en el sistema educativo y esos ghettos tú no los puedes sacar adelante, por más subvenciones que les des”.

DESMUNICIPALIZAR.

Otra de las principales demandas que siempre está presente en la agenda, es el de la desmunicipalización y en ese sentido, como es la tónica del pensamiento de Waissbluth y Educación 2020 también creen necesario avanzar, pero en forma paulatina. “Al largo plazo y selectivamente. Hay municipios en Chile que lo hacen pésimo y hay otros que lo hacen tan bien como los mejores sostenedores particulares”.
-Pero se tiende a pensar que la educación municipalizada está en permanente crisis…
“Eso es un mito. Por ejemplo, un par de los mejores sostenedores en Chile son Alto Biobío y Tortel, en términos de resultados y en términos de matrícula, que no está cayendo sino aumentando. Pero están también los municipios que lo hacen muy mal, con los mismos recursos”.
-¿Qué hace la diferencia, entonces?
“La diferencia es que en donde hay alcaldes o directores de educación municipales y directores de escuela que se preocupan de gestionar bien sus sistemas escolares y de tener buena pedagogía y buenos procesos administrativos, esas comunidades escolares salen adelante”.
-Pero si dice que mejorando la gestión, el sistema municipal funciona, ¿Para qué desmunicipalizar?
“Porque tal como está el sistema hoy en día, en definitiva, todo depende mucho de la voluntad política de los alcaldes. El cambio que hay que hacer es que las corporaciones que manejen a los colegios sean mucho más autónomas y más profesionalizadas y no estén limitadas por la voluntad política del alcalde de turno y simultáneamente debe crearse dentro, en el Ministerio de Educación, una agencia nacional de Educación Pública que actúe como dueña de los colegios y que sea la que vigile en todas las corporaciones locales, pero debe hacerse gradualmente”.
-Y en este contexto, ¿dónde queda la educación privada?
“Creemos que lentamente tenemos que seguir avanzando hacia el fin del financiamiento compartido. Que en el fondo también es avanzar hacia la gratuidad y hacia el fin del lucro, porque son incentivos demasiado perversos y son los que generan en gran medida la segregación en forma natural”.

LA FRASE
Hago el llamado a todos los dirigentes estudiantiles para que se incorporen a la política, porque si se quiere arreglar el país, desde dónde lo van a hacer, ¿desde la playa? No, pues, hay que arreglarlo cambiando la constitución del Congreso.

-Una segregación que continúa en la educación superior...
“Sí, claro, pero aquí hay un punto importante, porque siempre se pone mucho énfasis en la educación superior cuando se habla de las demandas estudiantiles y yo creo en que la educación superior debe ser un derecho para todos, pero no es lo más urgente, me urge mucho más el crear los 350 mil cupos que tenemos en sala cuna y jardines infantiles que dedicar esos recursos a la gratuidad total en la educación superior, por darte un ejemplo”.
-Usted enfatizaría más en las demandas de los que no pueden marchar, entonces… 
“Creo que sí, el gran desafío de Chile es la educación inicial, tenemos 350 mil niños que son vulnerables sin acceso a sala cuna y sin jardín y si descuidamos eso, estamos descuidando el futuro de Chile por los próximos 50 años. O sea, que nadie me venga a decir a mí que la urgencia es la educación superior cuando tenemos ese tipo de carencias en la enseñanza primaria, en la enseñanza media, cuando tenemos a un 45% de chiquillos que no entienden lo que leen”.
-Le gustaría que marcharan por la educación inicial…
“Pero, obvio, porque en esto no hay que perder el rumbo, me gustaría que se expresara con más fuerza el descontento por los problemas que hay con la educación inicial”.

2011, UN ANTES Y UN DESPUÉS.

“Nosotros como fundación le debemos mucho al movimiento del 2011”. Con esta frase, Waissbluth recuerda lo que fue el despertar ciudadano de hace dos años, ya que según él, “lograron cosas importantísimas”.
-¿Aunque muchos digan ahora que no se consiguió nada?
“Sí, hay quienes piensan eso erróneamente, y se auto flagelan. Pero yo creo que lo que hicieron los estudiantes esa vez fue fundamental porque corrieron el cerco y dijeron que el modelo educacional chileno era malo y estaba abierto a discusión, eso a nosotros mismos y a la sociedad les permitió avanzar. En nuestro caso, a generar propuestas, la primera pateada de tablero la habían dado los secundarios el 2008, pero lo del 2011 fue de tal envergadura que hoy en Chile se están planteando cambios trascendentales”.
-¿Cree que algunos de los dirigentes usaron este movimiento como plataforma política?
“Mira, yo creo que no, creo que todas las cosas tienen su momento y esta actitud de algunos de que les carga la política y ser antisistémico no los lleva a nada, y creo que el llamado hay que hacerlo en el Congreso, y de hecho, hago el llamado a todos los dirigentes estudiantiles para que se incorporen a la política, porque si se quiere arreglar el país, desde dónde lo van a hacer, ¿desde la playa? No, pues, hay que arreglarlo cambiando la constitución del Congreso”.

RÁNKING DE NOTAS.

En las últimas semanas la polémica se ha instalado. Y es que la aplicación del ránking de notas para la admisión 2014 a las universidades del Consejo de Rectores ha generado molestia en los liceos emblemáticos, que sienten que el aumento en la ponderación de las calificaciones los perjudicará, ya que según señalan, ellos tienen peores calificaciones que los liceos más vulnerables puesto que la exigencia es mayor. Ante esto, Waissbluth es categórico. “Es totalmente falso que vaya a perjudicar a alguien”.
-¿Por qué se cuestiona, entonces?
“Tampoco se entiende. La verdad es que la discusión sobre este ránking es bastante artificial, los que dicen que se aplicó de manera imprevista no están en lo cierto, porque se aplicó hace un año y se avisó que se iba a aumentar el valor para este año”.
-¿Es falso también que se esté favoreciendo a los estudiantes de colegios con menos recursos?
“Pero si los cálculos están hechos y a nosotros nos parece que es bueno, es una buena forma de medición. Está demostrado estadísticamente que si un niño de una escuela de La Serena, pública o privada, que sacó, por decirte cualquier número, 620 puntos de PSU, pero que era el mejor de su curso y de su generación , y un niño que sacó 640 puntos en un liceo emblemático, pero que era el peor de su generación, a este niño de 620 puntos (el que sacó menos) le va a ir mejor en la universidad, esto está estadísticamente comprobado, o sea es un buen mecanismo de selección, y que ve con mayor balance no sólo si un niño pudo contestar mejor o peor un test estandarizado un día a las ocho de la mañana, sino que ve también cómo fue su desempeño a lo largo de toda su vida de la enseñanza media”.


No comments: