Wednesday, July 20, 2011

OBSERVATORIO DE CERRO EL ROBLE - V REGIÓN Y LAS BELLEZAS DE LA NATURALEZA.




El acelerado ritmo de desarrollo de la ciencia y la tecnología durante la segunda mitad de siglo pasado y principios del 21 ha delineado disciplinas que permiten estudiar el proceso educativo desde ópticas distintas. Surgen las llamadas tecnologías de la información, cuya resonancia social y cultural ha determinado la emisión de juicios como baja calidad de la educación, escasa pertinencia científico-tecnológica del sistema educacional y disfuncionalidad del proceso educativo con el mundo laboral productivo a un número creciente de sistemas educativos. Hoy día, y en forma independiente de su grado de desarrollo económico, los países afrontan una verdadera crisis educacional provocada, en parte, por una marcada distancia entre dichos avances y la lentitud de respuesta y adaptación a la innovación y al cambio por parte de las estructuras educacionales” (Jaime Sánchez).



“Invertir en cultura, en la generalidad de los casos, para quienes tiene dinero, es un derroche, y cuando se llega a hacer, es solo por snobismo, reducido a ciertos círculos exclusivos, o por motivos de prestigio social.
No hay ningún empresario, por ejemplo, que arriesgue recursos en la masificación de la lectura, en bibliotecas, en el desarrollo del arte. Nadie se preocupa en las escuelas básicas o en los colegios medios, menos aún en las Universidades, en promover el estudio o la valoración estética.
Miles de estudiantes pasan por los centros de estudio superiores y nadie hace un esfuerzo para prepararlos como personas, como individuos culturalmente más plenos. Solo se trata de formar individuos para el mercado laboral, para otorgarles un título profesional”.
“Hoy, prima el concepto de entretención para determinar el tiempo libre, contribuyendo a una ignorancia generalizada, donde el aspecto más patético reside en que se ignora la propia ignorancia”.
“En términos curriculares hay una degradación evidente, donde los contenidos formativos han desaparecido para dejar solo una estricta correlación de temáticas informativas, carentes de reflexión y análisis.
Lo que se busca, en la gran mayoría de los centros educacionales, es entregar profesionales acreditados para el mercado laboral, antes que hombres y mujeres con una formación integral y con un conocimiento amplio de la realidad, capaces de reflexionar sobre los contenidos valóricos que deben acompañar su condición profesional futura”.(Revista Occidente)


“Desde la producción capitalista, la educación tiene relevancia económica sólo y cuando contribuye a aumentar la productividad de los trabajadores productivos.
No es el contenido de la educación lo que determina por sí mismo su carácter productivo sino la inserción de éste en la producción. Define así la educación como consumo, si refleja valores tradicionales y la educación como inversión, si responde a una concepción moderna, eficiente y es funcional para el desarrollo.
Este enfoque de la educación, aún con los años, no pierde vigencia en la sociedad actual, ya que a menudo se escucha la pregunta que 2.300 años atrás , un joven estudiante de geometría preguntó a Euclides: “¿Qué es lo que ganaré aprendiendo estas cosas?”. El maestro llamó a su esclavo y le dijo:” Dale unas monedas, pues parece que éste debe ganar algo con lo que aprende”. (Silvia Luz de Luca)


“-Todos nosotros cuando éramos niños en algún momento hacíamos visiones respecto de nuestro futuro. Cuando chico yo iba a ser aviador, iba a ser legionario, aventurero, iba a explorar.
Pero esas son todas visiones que en el fondo implican un tipo de presencia desde uno en un mundo que hace sentido.
Sin embargo, en la actualidad lo que se hace es empujar a los jóvenes a un espacio mercantil, carente de sentidos. Esos sentidos antes lo proporcionaba la familia, pero también el colegio que tenía una cierta identidad.
Pero eso no está en la cultura actual, salvo en los colegios públicos más tradicionales, como el Instituto Nacional, que es justamente donde han comenzado las movilizaciones.
Maturana cree que una de las grandes diferencias de la educación actual con la que él recibió cuando era estudiante, es que en ese tiempo, a pesar de las diferencias de pensamiento, todos querían lograr a través de la educación lo mismo: “Devolverle al país lo que de él habían recibido”.
Siguiendo su análisis, existiría un cambio sustantivo entre esto y la situación actual en donde se promueve una visión individualista y competitiva de la educación. “Si uno le preguntase hoy a los jóvenes en el primer año de universidad qué es lo que quieren de sus estudios, yo no creo que mayoritariamente digan: ‘devolverle al país lo que me ha entregado’. ¡Porque el país no les ha entregado nada! ¡Todo lo han tenido que comprar!”.
“Entonces -concluye Maturana -, yo pienso que este movimiento estudiantil responde a la necesidad espiritual de ser parte de un proyecto común, de un proyecto nacional, que les haga sentido, en el que perciban que su actividad es significativa para la comunidad de la que forman parte.
Ese proyecto estaba desapareciendo y lo que los estudiantes hacen es intentar reconstruirlo”.La rebelión de los pingüinos “tiene que ver con un dolor espiritual por la falta de sentido que la educación formal otorga al vivir de los jóvenes”.
Eso piensa el biólogo y filósofo chileno Humberto Maturana, quien agrega: “El vivir sin sentido, sin el amparo de una comunidad, es una cosa muy dolorosa. Y eso es lo que le está pasando a los estudiantes chilenos.


“Es por eso que salen a protestar”. “Digamos, de paso, que la crisis educacional evidenciada por los estudiantes hermana en irresponsabilidad a la Dictadura y a los gobiernos de la transición. 16 años, primero, y otro igual número de años, después, de constantes acciones destinadas a privatizar y convertir en un negocio la formación de jóvenes aptos para desempeñarse como trabajadores y ciudadanos.
Una sistemática política destinada a humillar a la educación pública y favorecer el posicionamiento de inversionistas y depredadores de la inteligencia y la cultura, en la proliferación insensata de universidades y colegios que no califican en esta delicada misión de satisfacer a un derecho humano esencial: la educación.
Más de tres décadas atentando contra la buena formación de los maestros y su desempeño digno. La destrucción vergonzosa de los pedagógicos, el deterioro de sus remuneraciones y la desincentivación de las vocaciones.
Profesores a la deriva del mercado, estresados por una jornada de trabajo agobiante y mal pagada, sin posibilidad de especializarse y reciclarse en sus materias.
En un mundo en que los conocimientos avanzan velozmente y dejan completamente obsoletos los programas de estudio en menos de un lustro, según anotan los especialistas”. (Juan Pablo Cárdenas, Radio Universidad de Chile).


John Taylor Gatto, premiado como el mejor profesor en el sistema público de Nueva York escribió: "He observado un fenómeno fascinante en mis 25 años de ejercicio de la profesión: que las escuelas y la escolarización son crecientemente irrelevantes para las grandes empresas del planeta. Nadie cree ya que los científicos son enseñados en clases de ciencias o que los políticos en clases de civismo o que los poetas lo son en clases de literatura. La verdad es que las escuelas no enseñan nada, salvo cómo obedecer órdenes." 

“El doctor Claudio Naranjo, en su clase magistral, planteó la crisis del modelo educativo. Según Naranjo, "el meta problema es la falta de conciencia, lo que es muy difícil de arreglar en los adultos. En la educación se ha pecado de atribuir mérito al conocimiento y dejar de lado el autoconocimiento".

Naranjo agregó que se necesita mejorar las relaciones humanas, el autoconocimiento y el espíritu, que tienda a madurar el aspecto profundo de la mente.
"Los educadores tienen una vocación y un deseo casi maternal de ayuda, pero se ven presos del sistema educativo que está regido por intereses políticos que descuidan los factores humanos", sostuvo el psiquiatra.
Según el doctor, "si seguimos desatendiendo el campo de lo afectivo en la educación, continuaremos devolviendo al mundo individuos fijados en pautas infantiles de conducta, sentimiento, pensamiento y ciertamente nos estaremos alejando del objetivo de educar a la gente para que puedan desarrollarse en plenitud".


Para Claudio Naranjo, la educación debiera impactar con cambios significativos y terminar con el fenómeno de conformidad por contagio que existe actualmente.
"Las reformas curriculares terminan sólo en buenas intenciones ya que finalmente es más de lo mismo. Cada vez que se habla de crisis educacional se alude al desinterés de los jóvenes y la verdad es que los niños y adolescentes tienen un instinto mucho más desarrollado, saben qué es relevante y qué no, por tanto no les atrae una educación retrógrada", señaló.
Naranjo agregó que "los gobiernos debieran ser capaces de entender que el socio invisible para el desarrollo es la educación.
Todos los esfuerzos apuntan a fortalecer la economía dejando de lado la educación", dijo”.“Chile es el país de los “triunfos morales.” Somos expertos en transformar los resultados más vergonzantes, en actuaciones meritorias y ganadoras.
Lo que ha pasado con las protestas estudiantiles confirma este principio. Debemos agradecerles a los estudiantes, nos dicen, por señalarnos que Chile tiene un grave problema educacional. Pero la verdad es que desde hace una década sabíamos que la situación educacional era gravísima. Hace tres años dije en la “Entrevista del Domingo” que la educación en Chile era “una estafa”. El ministro se puso furioso, y exigió ser el invitado del próximo domingo para rebatirme. Lo primero es aceptar, de una vez, la profundidad y gravedad de la crisis educacional.
Ésta va mucho más allá de las protestas, o de los principios de la Loce, o de la Jornada Escolar. Un paso inmediato y urgente es que nos volvamos a inscribir en la Timss del año, prueba que nos permitirá saber si estamos progresando o si seguimos estancados. El público, -los ciudadanos que pagan impuestos y se sacrifican todos los días- tiene el innegable derecho de estar informado.
Alguien -un burócrata, posiblemente- decidió que no volviéramos a participar en esta importante evaluación internacional. Y ese alguien nos está negando este derecho. Ninguna de nuestras universidades está entre las 200 mejores del mundo. Si las universidades son malas, no sorprende que los profesores no tengan calidad.
Lo segundo es no culpar al gobierno de Michelle Bachelet de un problema que se arrastra desde hace décadas. Desde luego, a este gobierno hay que exigirle que tome acciones verdaderamente profundas. Pero responsabilizarlo de un problema que nadie ha querido enfrentar en los últimos 45 años, es una frivolidad.
En tercer lugar, hay que aceptar desde la partida que una descentralización bien implementada es un requisito para el éxito educativo. Dicen que un camello es un caballo diseñado por una comisión. El chiste no trata de faltarles el respeto a los camellos; es una certera ilustración de que las comisiones, y especialmente las comisiones muy amplias, difícilmente encuentran las soluciones más eficientes a los problemas.
Con 73 integrantes, el Consejo Asesor será una pesadilla burocrática. Es de esencia, entonces, que a la brevedad se nombre a un grupo pequeño -no más de 12 personas- para que conforme una subcomisión técnica, la que, en definitiva, haga las proposiciones concretas.También es necesario tener paciencia.
La calidad de nuestra educación no mejorará en forma drástica ni en uno, ni en dos, ni en cinco años. Tomará largo tiempo; pero justamente porque tomará tiempo, no tenemos ni un minuto que perder. No debe haber “vacas sagradas.” Todos los aspectos de la educación -absolutamente todos- deben ser puestos en el tapete y ser analizados y, si es necesario, cambiados.
Finalmente no debemos tener miedo en copiar lo que hacen otros países. Hay miles de cosas que aprender de otras experiencias. Aprendamos de países como Singapur, Estonia, la República Eslovaca, Malasia, Lituania e Israel. Averigüemos qué han hecho los canadienses, los finlandeses y los belgas. A todos ellos les ha ido muy bien en las Timss y en otras pruebas. Hagámoslo por nuestros niños; ellos son nuestro futuro. (Sebastián Edwards, Icarito)


No obstante, el rol de la familia es fundamental, quizás más que el del establecimiento. Un alumno que no es motivado ni disciplinado en su hogar nunca será un estudiante exitoso, es en la génesis de la vida y en los referentes paternos donde reside la estructura primordial para la edificación de la formación e información íntegra.
A mi parecer, un vuelco positivo en la educación nace, necesariamente, de un vuelco en las costumbres de los estudiantes y sus familias: si el estudiante exige, entonces el profesor hará el esfuerzo. No hay una gran receta escondida y compleja para mejorar el sistema. (Jorge Álvarez Miranda)


Hasta cierto punto, subyace, entonces, a la educación la idea que la vida humana semeja un sin fin de posibilidades y que la educación viene a decidir a cuál de esas posibilidades la vida humana habrá de ceñirse. Ahora bien, esto plantea el primer problema que debe encarar cualquier reflexión sobre la educación, cualquier punto de vista que intente responder la pregunta relativa a……
¿Para qué educar?
Si, como sugiere una amplia tradición, educamos a los seres humanos porque su vida no tiene un plan o guión prefijado – si educamos a los seres humanos para guiarlos por la senda que, pensamos, ellos deben seguir – entonces cabe preguntarse
¿Cuál es ese guión y quién lo lee?
¿Quién decide, en otras palabras, la orientación, por decirlo así, que su vida habrá de seguir?
Si usted es un niño y anda a tientas por el mundo y si usted puede ser esto o lo otro, llevar una vida estimable u otra malgastada, si, como digo, no hay nada en usted que desarrollándose en la pura espontaneidad lo lleve a alguna parte y si enseñarle esa senda por la que usted ha de caminar es el sentido que, a fin de cuentas, posee la educación
¿Quién -podemos preguntarnos- habrá de llevar a cabo esa tarea y cuál deberá ser la orientación que debe conducirla? (Carlos Peña González)


Después de este largo preámbulo paso a mostrarles mi Propuesta de un nuevo marco curricular:

No comments: