Saturday, August 16, 2008

Seminario “Educa conCiencia”




INTRODUCCIÓN

Este libro trata de la formación científica.
Está integrado por un conjunto de recomendaciones acerca de qué ideas y modos de pensar son esenciales para todo ciudadano en un mundo conformado por la ciencia y la tecnología.
A continuación se relatará en forma breve cómo se originaron esas recomendaciones y se describirá su naturaleza y organización. Pero primero se examinará la razón de la necesidad de tales recomendaciones.

LA NECESIDAD DE FORMACIÓN CIENTÍFICA

La educación no tiene mayor objeto que preparar a las personas para que vivan vidas de satisfacción personal y responsabilidad. Por su parte, la educación científica que en esta obra quiere decir educación en ciencias, matemáticas y tecnología, debe ayudar a que los alumnos desarrollen las ideas y hábitos mentales que necesitan para llegar a ser seres humanos compasivos, capaces de pensar por sí mismos y encarar la vida con inteligencia. Les debe proporcionar también lo necesario para poder participar racionalmente con sus semejantes a fin de construir y proteger una sociedad abierta, decente y vital.

El futuro de los Estados Unidos de América y de todos los pueblos del mundo es su capacidad de crear una sociedad verdaderamente justa, sostener su vitalidad económica y permanecer seguros en un mundo desgarrado por las hostilidades y esto depende más que nunca del carácter y la calidad de la educación que el país proporcione a todos los niños.
Sin embargo, hay más en juego que la autorrealización y el interés nacional inmediato.
Los problemas más graves a los que se enfrentan hoy los seres humanos son globales:
-crecimiento incontrolado de la población en muchas partes del mundo,
-lluvia ácida,
-encogimiento de la pluviselva tropical y de otras grandes fuentes de biodiversidad,
-contaminación del ambiente,
-enfermedades,
-luchas sociales,
-desigualdad extrema en la distribución de la riqueza de la tierra,
-gigantesca inversión de intelecto humano y recursos escasos para preparar y conducir la guerra y la sombra ominosa del holocausto nuclear, etc.;
-la lista es grande y alarmante.

Lo que depara el futuro para los individuos, la nación y el mundo depende mucho de la sabiduría con la que se use la tecnología y la ciencia. Y ello, a su vez, depende del carácter, la distribución y la eficacia de la educación que reciban las personas.

Planteado en forma breve, el argumento del Consejo Nacional de USA es el siguiente:

• La ciencia, buscada con energía, puede dar a la humanidad los conocimientos del ambiente biofísico y del comportamiento social que se necesitan para llegar a soluciones eficaces de sus problemas globales y locales; sin esos conocimientos, el avance hacia un mundo seguro se verá estorbado innecesariamente.

• Al subrayar y explicar la dependencia de los seres vivos entre sí y del ambiente físico, la ciencia fomenta el tipo de respeto inteligente por la naturaleza que debe ser la base de decisiones acerca de los empleos de la tecnología; sin ese respeto, se corre el peligro de destruir imprudentemente el sistema que sostiene la vida.

• Los hábitos mentales científicos pueden ayudar a las personas, en cada paso de su vida, a manejar con sensibilidad los problemas en que intervienen con frecuencia la evidencia, las consideraciones cuantitativas, los argumentos lógicos y la incertidumbre; sin la capacidad de razonar en forma crítica e independiente, los ciudadanos son presa fácil de los dogmatizadores, los artistas de oropel y los proponentes de soluciones sencillas a problemas complicados.

• Los principios tecnológicos relacionados con temas como la naturaleza de los sistemas, la importancia de la retroalimentación y el control; la relación entre costo, beneficio y riesgo, y la inevitabilidad de los efectos colaterales proporcionan a las personas una base sólida para evaluar el empleo de nuevas tecnologías y sus implicaciones para el ambiente y la cultura; si no se comprenden esos principios, es poco probable que los individuos avancen más allá de la consideración de su interés propio e inmediato.

• Aunque muchos problemas urgentes, locales y globales, son de origen tecnológico, la tecnología proporciona las herramientas para resolverlos, y los instrumentos para generar, a través de la ciencia, conocimientos fundamentales nuevos. Sin el desarrollo continuo y el empleo creativo de nuevas tecnologías, la sociedad puede limitar su capacidad de sobrevivencia y de progresar hacia una vida mejor

RECOMENDACIONES

Una premisa fundamental del Proyecto 2061 es que no se necesita pedir a las escuelas que enseñen más y más temas, sino más bien que se concentren en lo esencial para la formación científica, y enseñarlo mejor.
En consecuencia, las recomendaciones del Consejo Nacional sobre un tronco común de aprendizaje se limitan a las ideas y habilidades que tienen la máxima importancia científica y educativa en la formación de recursos humanos en ciencias.

Este libro se basa en la creencia de que una persona con formación científica es aquella que percibe que las ciencias, las matemáticas y la tecnología son empresas humanas interdependientes, con potencialidades y limitaciones; que comprende los conceptos y principios científicos clave; que está familiarizada con el mundo natural y reconoce su diversidad y su unidad a la vez; y que emplea el conocimiento de la ciencia y los modos científicos de pensar para fines individuales y sociales.

Las recomendaciones se presentan en 12 capítulos que comprenden temáticamente cuatro categorías principales:

1. Los capítulos 1 a 3 describen la naturaleza de la ciencia, las matemáticas y la tecnología como empresas humanas que en conjunto constituyen el quehacer científico.
2. En los capítulos 4 a 9 se exponen los conocimientos básicos acerca del mundo, visto en la actualidad desde la perspectiva de las ciencias y las matemáticas, y conformado por la tecnología.
3. Los capítulos 10 y 11 presentan lo que deben comprender las personas acerca de algunos de los grandes episodios de la historia del desarrollo científico y sobre algunos temas comunes que pueden servir como herramientas de razonamiento acerca de
cómo funciona el mundo.
4. El capítulo 12 establece los hábitos mentales esenciales para una formación científica.

Al considerar estas recomendaciones, es importante tener en mente alguna de las características especiales de este libro.

Las recomendaciones reflejan una definición amplia de la formación científica
La formación en ciencias que abarca matemáticas y tecnología, así como ciencias naturales y sociales tiene muchas facetas. Entre ellas está conocer el mundo natural y respetar su unidad; percatarse de algunos de los modos importantes de interdependencia de las matemáticas, la tecnología y las ciencias; comprender algunos de los conceptos y principios clave de las ciencias; tener capacidad de razonamiento científico; reconocer que la ciencia, las matemáticas y la tecnología son empresas humanas, saber lo que ello implica para sus potencialidades y limitaciones, y poder emplear el conocimiento y el razonamiento científicos para fines personales y sociales.

Algunas de esas facetas de la formación científica sólo se mencionan en lugares específicos de este libro, mientras que otras se entretejen en el contenido de los capítulos. Por consiguiente, es esencial que se consideren las recomendaciones en su totalidad como un tratado multifacético sobre la formación científica.

Las recomendaciones de este libro se aplican a todos los alumnos
El conjunto de recomendaciones forma un núcleo común de aprendizaje en ciencias, matemáticas y tecnología para toda la gente joven, independientemente de su entorno social y aspiraciones profesionales. En particular, las recomendaciones son para quienes antes fueron marginados en gran medida de la educación científica y matemática: las mujeres y las minorías étnicas y lingüísticas.

Las recomendaciones no contienen todo tema interesante que nos fue sugerido, y no son la consecuencia de diluir el plan de estudios tradicional del bachillerato. Sin embargo, son deliberadamente ambiciosas, porque sería peor subestimar lo que los estudiantes pueden aprender que esperar demasiado de ellos.

El Consejo Nacional está convencido de que dadas una metas claras, los recursos adecuados y una buena enseñanza en los 13 años de escuela casi todos los alumnos (entiéndase el 90% o más) podrán alcanzar todos los objetivos recomendados de aprendizaje (cuando menos el 90%) cuando salgan de bachillerato.

Las recomendaciones se han seleccionado
con base en su importancia científica y humana

No se necesita pedir que las escuelas enseñen más y más contenido, sino que enseñen menos para enseñarlo mejor. Al concentrarse en unos cuantos temas, los profesores pueden presentar las ideas paulatinamente, en una diversidad de contextos, reforzándolas y ampliándolas a medida que maduran los alumnos. Éstos terminarán adquiriendo perspectivas más ricas y una comprensión más profunda de lo que cabría esperar de una presentación superficial de más temas de los que pueden asimilar. Por consiguiente, el problema para los diseñadores del plan de estudios no es qué agregar, sino qué eliminar.

Por lo anterior, una de las metas principales del Proyecto 2061 es invertir la acumulación, a través de años y años, del material de enseñanza. Pero al establecer esa meta hubo que hacer elecciones. Los criterios para identificar un núcleo común de aprendizaje en ciencias, matemáticas y tecnología fueron científicos y pedagógicos a la vez. En primer lugar, se tuvieron en cuenta las ideas que parecían ser de extremada importancia científica, porque simplemente hay muchos conocimientos que cualquiera puede adquirir durante la vida, y no sólo en 13 años. Esto indicó que se debe preferir el contenido que haya tenido mucha influencia sobre lo que vale la pena conocer hoy y lo que todavía valdrá la pena saber dentro de varias décadas, y eliminar temas de interés técnico momentáneo o de importancia científica limitada. En particular, se eligieron conceptos que podrían servir como base duradera sobre la cual erigir más conocimientos durante el resto de la vida. Por consiguiente, las opciones tuvieron que cumplir con criterios importantes, que se relacionan con la vida humana y con las amplias metas que justifican una educación pública universal en una sociedad libre.

Los criterios fueron:

Utilitidad
El contenido propuesto sean conocimientos o destrezas ¿debe ampliar de manera importante la posibilidad de empleo del egresado a largo plazo?
¿Debe ser útil para tomar decisiones personales?

Responsabilidad social.
El contenido propuesto ¿debe ayudar al ciudadano a participar de manera inteligente en la toma de decisiones políticas y sociales sobre asuntos relacionados con ciencia y tecnología?

Valor intrínseco del conocimiento.
El contenido propuesto ¿debe presentar los aspectos científicos, matemáticos y tecnológicos que sean tan importantes en la historia humana, o tan comunes en nuestra cultura que una educación general quedaría incompleta sin ellos?

Valor filosófico
El contenido propuesto ¿debe contribuir a la capacidad de las personas de ponderar los asuntos permanentes de significado humano, como vida y muerte, percepción y realidad, bien individual versus bienestar colectivo, certidumbre y duda?

Enriquecimiento de la niñez.
El contenido propuesto ¿debe mejorar la niñez, época de la vida que tiene importancia por derecho propio y no sólo porque es el paso hacia la vida posterior?

Las recomendaciones no son toda novedad ni se pretende que sean inmutables

Al formular las recomendaciones no se trató de buscar ni de evitar la novedad. La tarea fue identificar un núcleo mínimo de conocimientos y destrezas básicos, formen o no parte de los planes de estudio actuales. Las recomendaciones no son las únicas posibles, y ciertamente hubo diferencias entre los participantes en este proyecto acerca de varios temas. Sin embargo, el Consejo Nacional cree que son buenas y que forman una base sólida para el diseño de planes de estudio en ciencias, matemáticas y tecnología.

Pero estos campos están en flujo continuo, y unas ideas y modos de hacer las cosas quedan, otros se modifican o se descartan y otros vienen. Inevitablemente llegará el tiempo, más pronto en algunas zonas que en otras, en que deban revisarse las recomendaciones para intercalar más conocimientos.

Además, a medida que los educadores y científicos trabajen juntos en la Fase II del Proyecto 2061 para diseñar modelos de planes de estudio con base en este libro, es probable que lleguen a sus propias conclusiones sobre la pertinencia de las recomendaciones y sugieran cambios.

En cualquier caso, éstas no se presentan como una ortodoxia nueva e inalterable, sino más bien para proporcionar una fuente creíble para el desarrollo de la Fase II, provocar debates acerca del contenido de la educación y catalizar la reforma curricular.


No comments: