Saturday, August 16, 2008



Este informe no es un documento ni texto curricular

El lector no debe esperar encontrar aquí recomendaciones acerca de lo que debe enseñarse en una materia específica o en determinado grado escolar. Sólo se presentan las metas de aprendizaje lo que los alumnos deben recordar, comprender y ser capaces de hacer al salir de la escuela, como compendio de su experiencia escolar total y no cómo organizar el plan de estudios para lograrlo. Tampoco esta presentación de recomendaciones tiene por objeto enseñar al lector como lo haría un texto. Ninguna exposición lineal de temas puede representar, a entera satisfacción, la interrelación de ideas y experiencias que serían esenciales en un plan de estudios real o en un libro de texto.

Las recomendaciones tienen por objeto describir los niveles de comprensión adecuados para todas las personas

Para la mayor parte de los fines educativos, las generalizaciones amplias (como "todos deben saber cómo se relacionan la ciencia y la tecnología") no tienen mayor utilidad que la de las largas listas de temas específicos (átomos, células, planetas, gráficas, etc.). Ninguno de los enfoques indica lo que se debe aprender, y ambos piden que el lector adivine qué grado de complejidad que se pretende. Por consiguiente, las recomendaciones específicas de este informe están presentadas con detalle suficiente para comunicar los niveles y contextos de comprensión que se pretenden alcanzar.

Las recomendaciones se formularon con cuatro niveles de generalización:

1. Capítulos
Cada capítulo expone un conjunto principal de temas relacionados. En total, los títulos de los capítulos describen un marco conceptual para comprender la ciencia que pueden emplear las personas en sus vidas a medida que adquieren nuevos cono-cimientos acerca del mundo.

2. Encabezados
Dentro de cada capítulo se presentan encabezados como PROCESOS QUE LE DAN FORMA A LA TIERRA, O INTERDEPENDENCIA DE LA VIDA, que identifican las categorías conceptuales con las que debe estar familiarizado todo alumno. Una lista de todos los encabezados sería una respuesta aproximada a la pregunta sobre el ámbito de estudio, pero no acerca del contenido, de las recomendaciones específicas.

3. Párrafos
Bajo cada encabezado hay párrafos que expresan el conocimiento, perspectivas y destreza residuales que debe poseer la gente después de que los detalles se hayan desvanecido de su memoria. Si se examinara a los egresados de bachillerato acerca de un tema, por ejemplo, PROCESAMIENTO DE INFORMACIÓN, deben ser capaces de expresar, en sus propias palabras, las ideas que bosqueja el párrafo con ese título.

4. Vocabulario
Se pretende que el lenguaje de las recomendaciones comunique el nivel de aprendizaje propuesto. Las recomendaciones están escritas para los adultos educados de hoy, no para los alumnos, pero el vocabulario técnico se ha limitado al que sería deseable que dominaran todos los estudiantes, como mínimo, cuando terminan la escuela. Este vocabulario se debe considerar como uno de los productos de una sólida educación en ciencias, matemáticas y tecnología, aunque no es su objetivo principal.

En suma, las recomendaciones están implícitas con diversos grados de especificidad en los títulos, los encabezados, el texto y el vocabulario de los 12 capítulos siguientes. Sin embargo, no hay manera, en un documento tan corto, de comunicar la calidad del conocimiento que se pretende en toda la gama de los temas. Esa calidad, que es el modo en que se conoce algo, depende mucho de cómo se aprende. A este respecto, el análisis del aprendizaje y la enseñanza, en la segunda parte, proporciona una perspectiva para comprender la naturaleza de las recomendaciones mismas.

LA FUENTE DE LAS RECOMENDACIONES

Las recomendaciones de este libro no son las de una sola persona ni las de un comité. Surgieron de un largo proceso cuyo objeto fue capturar la audaz perspicacia del individuo y la confrontación crítica del grupo. En pocas palabras, el proceso fue el siguiente:

• La Asociación Americana para le Avance de Ciencias nombró grupos de científicos y les asignó la tarea de formular recomendaciones en cinco campos:
1. ciencias biológicas y de la salud;
2. matemáticas;
3. ciencias físicas y de la información e ingeniería;
4. ciencias sociales y de la conducta, y
5. tecnología.

Cada grupo se reunió con frecuencia durante dos años, invitando en muchas ocasiones a consultores para presentar ideas y participar en la discusión de determinadas sugerencias expuestas por uno o más miembros del grupo.

• Para que sus ideas se tomaran en cuenta, los miembros tuvieron que defender sus proposiciones en términos de su importancia científica y educativa. Al crecer la cantidad de temas que pasaron por esta prueba crítica, se agregó otra condición:

¿qué se debe eliminar de la lista para dar lugar al nuevo educando?

De vez en cuando los grupos tuvieron la oportunidad de criticar entre sí las recomendaciones tentativas. Al término de sus deliberaciones, cada grupo presentó un informe al Consejo Nacional para la Educación Científica y Tecnológica, donde resumió sus conclusiones.
A continuación, la AAAS publicó los informes.

• El Consejo Nacional también fue nombrado por la AAAS.
Su responsabilidad fue encargarse del control de calidad y encauzar a los grupos y al personal del Proyecto. (Esta empresa es parte de una mayor que se llamó Proyecto 2061: Educación para un Futuro Cambiante, que se describe brevemente en el capítulo 15.)
El personal, principalmente Ruthefford y Ahlgren, se reunió periódicamente con los grupos y, por consenso mutuo, asumió la responsabilidad de presentar un borrador del territorio común a todos los grupos de trabajo, como la naturaleza del quehacer científico, la historia y los temas interdisciplinarios. Los miembros de los grupos sugirieron ideas y criticaron los borradores sucesivos.

• A continuación, el personal, con ayuda de muchos expertos, acometió la preparación de un informe único y persuasivo, sacado de los informes de los grupos y de su propio trabajo, pero no tan sólo sintetizándolos. Se escribieron borradores, se presentaron al Consejo Nacional, 130 personas calificadas revisaron con detalle el borrador; se estudiaron sus comentarios y se preparo un borrador definitivo.
El Consejo Nacional recomendó este libro
Ciencia: Conocimiento para todos, fue el título con el que se le conoció al Consejo de Directores de la AAAS. Éstos leyeron todo el documento, tuvieron en cuenta los argumentos expresados en favor de éste de parte de otros consejeros, lo discutieron de manera amplia y a continuación votaron unánimemente para autorizar la publicación.

• Por lo anterior, este libro representa el pensamiento genuino de las comunidades científica, matemática y tecnológica, lo más apegado a la verdad que permite la investigación de un asunto de esta naturaleza. Sin duda es un consenso, pero no uno superficial como el que se obtiene en una encuesta o conferencia. No se puede decir que el proceso haya llevado al único conjunto plausible de recomendaciones acerca de la educación en ciencias, matemáticas y tecnología para todos los niños, pero ciertamente ha producido recomendaciones en las que podemos tener confianza. Es una visión ambiciosa, pero realista, que subraya significados, relaciones y contextos, y no un conjunto de recortes y piezas de información; favorece la calidad de la comprensión sobre la amplitud del contenido.

¿No es precisamente ése el tipo de educación que se quiere para todos?


No comments: