Sunday, June 15, 2008

IDENTIDAD HUMANA
DESARROLLO HUMANO
FUNCIONES BÁSICAS
APRENDIZAJE
SALUD FÍSICA
SALUD MENTAL
________________________________________


Capítulo 6: EL ORGANISMO HUMANO


Aunque los seres humanos son similares a otras especies en muchos aspectos, son únicos entre las formas de vida de la Tierra por la habilidad que poseen para el uso del lenguaje y el pensamiento. Al haber desarrollado un cerebro grande y complejo, tienen la facilidad para pensar, imaginar, crear y aprender de la experiencia, lo cual está lejos de ocurrir en alguna otra especie. Se ha utilizado dicha capacidad para crear tecnología, literatura y obras de arte en una inmensa escala, así como para desarrollar una comprensión científica entre ellos y el mundo.

De igual modo, son únicos por la profunda curiosidad acerca de su naturaleza:

¿Cómo están hechos físicamente?
¿Cómo fueron formados?
¿De qué manera están relacionados biológicamente con otras formas de vida y con nuestros antepasados?
¿En qué se parecen o diferencian de los demás?
¿De qué manera pueden conservar la salud?

Mucho del quehacer científico se centra en tales preguntas.

Este capítulo presenta recomendaciones de lo que las personas instruidas científicamente deben conocer acerca de sí mismas como especie. Tal conocimiento proporciona una base para la ampliación de la conciencia tanto de si mismo como de la sociedad. El capítulo trata seis grandes aspectos del organismo humano:
1. identidad,
2. desarrollo,
3. funciones básicas del cuerpo,
4. aprendizaje,
5. salud física y
6. salud mental.

Se incluyen las recomendaciones sobre salud física y mental porque éstas ayudan a relacionar la comprensión científica del organismo humano con una área fundamental de interés común: el bienestar personal.


IDENTIDAD HUMANA

En la mayor parte de los aspectos biológicos, los seres humanos son como cualesquiera otros organismos vivos. Por ejemplo, están constituidos de células como las de otros animales, tienen más o menos la misma composición química; poseen sistemas de órganos y características físicas como muchos otros; se reproducen de manera semejante, llevan sistemas de información genética de la misma clase y forman parte de una cadena alimentaria.

Los testimonios moleculares y fósiles apoyan la creencia de que la especie humana, a semejanza de otras, evolucionó a partir de otros organismos. Las pruebas continúan acumulándose, y los científicos siguen debatiendo fechas y ascendencia; pero suelen aceptarse las líneas generales de la historia. Los primates la clasificación de organismos similares que incluye a los seres humanos, monos, antropoides y otras clases de mamíferos comenzaron a evolucionar a partir de otros mamíferos hace menos de 100 millones de años. Varias especies de primates parecidos a los humanos comenzaron a aparecer y a ramificarse hace cinco millones de años, pero todas se extinguieron, excepto una. La sobreviviente condujo a la especie humana moderna.

Al igual que otros organismos complejos, los seres humanos varían en forma y talla, color de piel, proporciones del cuerpo, vello corporal, rasgos faciales, fuerza muscular, destreza, etc., pero estas diferencias son pequeñas comparadas con las similitudes internas, como se demuestra en el hecho de que las personas de cualquier otra parte del mundo puedan mezclares físicamente con base en la reproducción, transfusiones sanguíneas y trasplantes de órganos. De hecho, los seres humanos son una sola especie. Además, tan grandes como parecen ser las diferencias culturales entre los diferentes grupos étnicos, sus complejas lenguas, tecnologías y artes los distinguen de cualquier otra especie.

Algunas otras especies se organizan socialmente sobre todo al asumir diferentes funciones especializadas, como defensa, recolección de alimentos y reproducción; pero siguen pautas relativamente fijas, limitadas por su herencia genética. Los seres humanos tienen una gama mucho más amplía de comportamiento social desde jugar cartas hasta cantar música de coro, desde dominar varios idiomas hasta formular leyes.

Uno de los acontecimientos más importantes en la historia de la especie humana fue el cambio de la caza y la recolección por la agricultura hace unos 10 000 años, lo cual hizo posible el rápido crecimiento de la población. Durante ese temprano periodo de crecimiento, la inventiva social de la especie humana comenzó a construir pueblos y ciudades, ideó nuevos sistemas económicos y políticos, empezó a conservar registros e hizo la guerra de manera organizada. Recientemente, la gran eficiencia en la agricultura y el control de enfermedades infecciosas han acelerado aún más el crecimiento de la población mundial, la cual rebasa ahora los 5 000 millones.

Así como la especie humana es biológica, social y cultural, también es tecnológica. En comparación con otras especies, el género humano no es nada especial cuando se trata de velocidad, agilidad, fuerza, resistencia, visión, audición o la capacidad de soportar condiciones ambientales extremas. Sin embargo, la creación de diversa tecnología mejora la habilidad para interactuar con el mundo físico. En cierto modo, las nuevas invenciones han ayudado a compensar las desventajas biológicas. Los registros escritos permiten compartir y compilar grandes cantidades de información.

Los vehículos permiten un movimiento más rápido que los animales, viajar a través de muchos medios (aun en el espacio) y llegar a lugares remotos e inhóspitos. Los aparatos brindan control delicado, así como fuerza y velocidad prodigiosas. Telescopios, cámaras, sensores infrarrojos, micrófonos y otros instrumentos extienden los sentidos visual, auditivo y táctil, al tiempo que aumentan su sensibilidad. Las prótesis y las intervenciones quirúrgicas y químicas permiten a las personas con incapacidades físicas funcionar de manera adecuada en su medio.

No comments: