Saturday, December 01, 2007

Modernización de la enseñanza de la ciencia.



Los profesores de colegio no han sabido actualizarse.

http://www.chilecientifico.cl/ 27 de noviembre de 2007



“Todos mis maestros, al ser hombres que estaban tan ligados al quehacer científico, tenían la cualidad de encantar a los demás con su trabajo”. La expresión corresponde a Sofía Rebolledo, geóloga de la Universidad de Chile, quien accedió a compartir a
www.chilecientifico.cl su visión acerca del desarrollo de la ciencia en nuestro.
Sentada en su despacho del Departamento de Geología de la Casa de Bello, esta científica rememora sus inicios en el andar junto a la ciencia, señalando que “mi motivación por ella comenzó cuando entré a estudiar a la universidad, un lugar donde me encontré con un mundo de conocimiento, lo que me llevó a desarrollar la inquietud por la ciencia”.
Asegura que al momento de ingresar a la educación superior “la ciencia pura era muy fuerte, con personajes muy famosos a nivel mundial, como Francisco Hervé, Reynaldo Charrier y Ricardo Thiele, que son todos nuestros maestros, y a través de los cuales comencé mi ligazón con la geología”.
Historia de un peregrinaje

Actualmente, Sofía Rebolledo se desempeña en el Núcleo Milenio en Sismo tectónica y Peligro Sísmico, uno de los centros de desarrollo de la Iniciativa Científica Milenio (ICM).
Sin embargo, en su deambular científico luce la investigación correspondiente a su memoria de titulación, después de la cual viajó a Inglaterra junto a su esposo, donde se desempeñó en labores “de ciencia mucho más aplicada”, según comenta, a lo que agrega que “después de eso, me di cuenta de que en Chile había poca gente que desarrollara esa área.
Una vez que regresé, en la Universidad (de Chile) me invitaron a desarrollar ese tipo de trabajo en conjunto con los departamentos de Ingeniería Civil y en Minas”.
Sin embargo, uno de sus primeros trabajos investigativos lo llevó a cabo al finalizar su carrera, en su memoria. “Demoró muchos años, porque consistía en una especialización muy profunda”, señala.Dicha labor la relacionó con gran parte de la historia de la tierra. “La investigación trataba con rocas metamórficas, muy antiguas y deformadas, y que reflejan la historia de la evolución de la Tierra, de unos 350 millones de años atrás, en una época donde había un ambiente tectónico del tipo actual, con convergencia de placas”, explica.
“Al analizar estas rocas –prosigue- uno puede visualizar el curso de la evolución en un período de tiempo. Aprendimos a ver cómo se deforman las rocas en ese tipo de ambiente, que es lo que está ocurriendo ahora en algunos lugares donde hay convergencia de placas. Eran rocas ubicadas en el sector de Huentelauquén, al norte de Los Vilos. Allí me especialicé en el área de Geología Estructural”.

Quiebre y ‘nuevas facetas’

El viaje a Inglaterra junto a su esposo no sería un ir y venir más.
Para Sofía Rebolledo, el periplo por tierras británicas significó no sólo nutrirse de nuevos conocimientos -relacionados con el área más aplicada de su actividad- sino también un notable avance en su desarrollo como profesional.
Ella misma lo explica así. “Cuando pasé al área más aplicada de la geología, nació otra faceta mía, relacionada con los peligros geológicos, una de las áreas en las que yo trabajo actualmente”.
Al interior de dicha labor, su trabajo ha estado relacionado, durante los últimos años, con las remociones en masa, tema que involucra las avalanchas y deslizamientos, entre otros fenómenos.Estos tópicos de trabajo como esfera de desarrollo se encuentran cara a cara con Sofía Rebolledo en el Núcleo Milenio en Sismo tectónica y Peligros Sísmicos, en una labor que involucra “la respuesta sísmica asociada a las características geológicas de los distintos sitios”, según ella misma explica.
¿Conciencia en la sociedad chilena?

“Es una pregunta difícil de responder, porque depende mucho del ambiente en el cual uno se desenvuelve. Creo que existe el potencial para un buen desarrollo científico pero que faltan espacios y reconocimiento a nivel social para que más gente se dedique a la ciencia.
Falta masificar el interés por la ciencia a nivel de colegios”.
Sofía Rebolledo se muestra optimista respecto del desarrollo de una cultura científica en nuestro país. “Yo trabajo en la Universidad de Chile –dice- donde la mayoría de los profesores se mantienen investigando en temas de punta. Ese hecho transfiere a los alumnos un deseo de estar más vinculados a este tipo de trabajo”.

Sin embargo, el hecho de que haya buenos maestros en la Casa de Bello, y que eso permita proyectar un buen capital de alumnos interesados por la investigación, no significa que el camino esté totalmente despejado y libre de problemas.
“Por ningún motivo vamos a decir que hay suficientes profesores, sino todo lo contrario. La masa crítica en Chile es muy poca, lo que constituye uno de los problemas, ya que de este modo la cultura científica no se transfiere de manera masiva”, señala con énfasis, y agrega que “en los colegios también hay complicaciones, porque no se desarrolla un espíritu científico.
Aunque parezca muy crítica, creo que los profesores y los métodos de enseñanza no han evolucionado con el tiempo. A través de Internet, los niños acceden a mucha más información que aquélla que les entregan los profesores en clases, y eso los desmotiva.
Además, los profesores de los colegios no han sabido actualizarse en términos de conocimiento ni de metodología”.

ICM: Más allá del trabajo

La experiencia de Sofía Rebolledo por el Núcleo Milenio en Sismo tectónica y Peligros Sísmicos no solo es un paso más en su derrotero laboral. Como ella misma lo explica, dicho paso “ha sido una experiencia fantástica, súper buena en términos de posibilidades de crecer, de dar becas, de adquirir equipos, y todo eso ha significado un aporte muy importante a todo nuestro trabajo”.
El trato con otras personas al interior del Núcleo también es una de las aristas que Rebolledo rescata. “A través de la Iniciativa Científica Milenio hemos logrado incorporar a los científicos nuevos que han llegado de sus doctorados, entregándoles un espacio para seguir su desarrollo, lo que no es fácil. Además, tenemos flexibilidad para incorporar a estas personas y motivarlas para que se queden en la Universidad.
Y uno de los aspectos más positivos es que el nuestro ha sido un trabajo multidisciplinario. El núcleo se ha desarrollado con gente proveniente de tres áreas muy distintas, que son la Geofísica a través de la Sismología, la Geotécnica a través de la Ingeniería Civil y la Geología, y que ha sido muy interesante”.
Mirando lo por venir

La docencia ocupa gran parte del tiempo de Sofía Rebolledo. Actualmente hace clases en cursos de la carrera de Geología en la Universidad de Chile, y también en uno de los Cursos de Formación General acerca de Desastres Naturales.
A esto se agregan las clases del Magíster en Geotecnia. “Mi idea es seguir ligada al área de Peligros Sísmicos y de Remociones en Masa a través de la Iniciativa Científica Milenio, y también espero que prosperen algunos proyectos a los que estoy postulando”, puntualiza.

No comments: